Acceso Webmail
/
Reunión nº 1541
Sesión ordinaria nº 33/16
45º Período de Sesiones Ordinarias
2 de noviembre de 2017


Presidencia

Diputado Adrián Gustavo López
Vicepresidente Primero de la Honorable Legislatura


Secretarios

Sr. Damián Emanuel Biss
Lic. Martín Oscar Sterner


DIPUTADOS PRESENTES

ALBAINI, Antonio Alejandro
ANDÉN, Zulema Margarita
BRÚSCOLI, Sergio Mario
CAMINOA, Jacqueline Celeste
CONDE, Eduardo José
CUNHA, Javier Marcelo
DE LUCA, María Cristina Nélida
DI FILIPPO, Alfredo
DUFOUR, Gabriela Marisa
ESPINOSA, Leandro Oscar Segundo
FITA, Gustavo Martín
GÓMEZ, Carlos
GONZÁLEZ, David Danilo
GRAZZINI AGÜERO, José María
HERNÁNDEZ, Estela Beatriz
INGRAM, Roddy Ernesto
JOHNSON TÁCCARI, Alejandra Marlene Denice
LÓPEZ, Adrián Gustavo
MANSILLA, Mario Eduardo
MARCILLA, Beatriz Alejandra
MEZA EVANS, Hefin Blas
NAVARRO, Viviana Elizabeth
PAGLIARONI, Manuel Iván
PAPAIANI, María Florencia
TORRES OTAROLA, María Cecilia
TOURIÑÁN, Javier Hugo Alberto


DIPUTADO AUSENTE EN USO DE LICENCIA

GARCÍA, Jerónimo Juan Jesús



S U M A R I O


I - APERTURA DE LA SESIÓN


II - ORDEN DEL DÍA

1. Homenaje al Gobernador Mario Das Neves.
- Oradores: diputados Touriñán y Gómez (Frente para la Victoria); Pagliaroni (Cambiemos); Papaiani (Frente de Agrupaciones); Di Filippo (Convergencia); De Luca, Johnson Táccari, Andén, Albaini, López e Ingram (Chubut Somos Todos).


III - CIERRE DE LA SESIÓN




- I -
APERTURA DE LA SESIÓN

- En Rawson, en el recinto de sesiones de la Honorable Legislatura del Chubut, a dos de noviembre de dos mil diecisiete, siendo las 11:15 dice el

SR. PRESIDENTE (López): Con la presencia de veinticuatro señores diputados en el recinto, dos en la Casa y uno en uso de licencia de acuerdo a los artículos 3º y 5º de la Ley V nº 121, se declara abierta la sesión del día de la fecha.

- II -
ORDEN DEL DÍA

Sobre sus bancas se encuentra el Orden del Día de la presente sesión, el que queda a consideración de los señores diputados, por la afirmativa.

- Se vota.

Aprobado.

- 1 -
HOMENAJE AL GOBERNADOR MARIO DAS NEVES

SR. PRESIDENTE (López): Con posterioridad, por Secretaría daremos lectura a lo que, a partir de la decisión que han tomado la totalidad de los Bloques de la Cámara de Diputados, es una breve reseña de la vida personal, política e institucional de Mario Das Neves.

SR. SECRETARIO (Biss):

Biografía completa de Mario Das Neves

Mario Das Neves nació en la Provincia de Buenos Aires, en Avellaneda, el 27 de abril de 1951; hijo de inmigrantes portugueses, se mudó a Chubut a la edad de seis años junto con sus padres Dionisio y Felicidad.
Regresó a Capital Federal luego de terminar sus estudios secundarios a estudiar abogacía, no finalizando la carrera. Fue en esos años donde conoció y se casó con la bioquímica Raquel Di Perna, con quien llevaba más de 40 años de matrimonio, dos hijos y cuatro nietos. En 1979 volvió a Chubut con su familia y se instaló definitivamente.
Comenzó su actividad militante en la Juventud Peronista siendo apenas un adolescente. En 1987 tuvo un rol clave como Secretario de Desarrollo Social en la administración municipal de Trelew, siendo éste su primer cargo político. En poco tiempo asumió la Secretaría General de la Gobernación del entonces Gobernador peronista Néstor Perl, durante los difíciles tiempos de crisis económica y la hiperinflación.
En 1991 Das Neves fue candidato a intendente de Trelew, siendo el ganador de la primera vuelta de las elecciones, pero perdiendo por el sistema electoral por la ley de lemas con segunda vuelta. Al año siguiente fue elegido presidente del Partido Justicialista del Chubut y electo diputado nacional por la Provincia en 1995. En la Cámara de Diputados de la Nación se destacó por su activo rol contra la corrupción aduanera y lideró una comisión investigadora sobre el tema.
En 1997 fue galardonado como el mejor diputado del año, siendo el primer legislador patagónico en ostentar dicha distinción. En 1999 fue reelecto y presidió la Comisión de Defensa del Consumidor, sobresaliendo en la defensa del consumidor bancario.
En 2001, luego de la crisis institucional que vivió la Argentina, fue nombrado Director General de Aduanas durante la corta presidencia de Adolfo Rodríguez Saá, siendo uno de los pocos que renunció a su cargo anterior de diputado nacional para asumir sus nuevas funciones. Pocos días después Eduardo Duhalde se convirtió en Presidente de la Nación, confirmando a Das Neves en el cargo.
Fue elegido Gobernador del Chubut en noviembre de 2003, por el 45% de los votos, venciendo al entonces Gobernador José Luis Lizurume, de la Unión Cívica Radical, partido que se mantenía en el poder hacía casi dos décadas.
Siendo Gobernador, encaró un programa logrando que la Provincia ostente importantes índices de empleo, producción, obras públicas, mejorando todos los índices de salud.
También su gestión fue destacada y reconocida a nivel nacional e internacional.
En el año 2006, la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, le otorgó, durante una ceremonia realizada en Comodoro Rivadavia, la Orden de Bernardo O´Higgins en el grado de Gran Cruz, “por ser un amigo genuino de nuestra patria y también por ser el símbolo del estadista dedicado al desarrollo regional en su país”. La ceremonia de imposición de la condecoración al mandatario chubutense se llevó a cabo durante la apertura de la XVI Reunión del Comité de Integración Austral Chileno-Argentino.
Asumió en ese mismo año la presidencia de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI).
Entre 2006 y 2010 fue aceptado en Nueva York como miembro de la Fundación Clinton en el marco de la “Convención Anual de la Fundación Iniciativa Clinton para el Mundo”, de la cual participó como único representante de Argentina siendo recibido por el ex Presidente estadounidense, Bill Clinton.
Fue invitado por parte del ex Vicepresidente norteamericano Al Gore para participar como expositor en Sevilla en el Congreso de Biocombustibles, con la idea de formar un grupo de líderes sociales que concienticen a la sociedad sobre el problema del calentamiento global.
Participó en la 60a Reunión de la Comisión Ballenera Internacional, realizada en Chile, donde además fue recibido por la Presidenta de dicho país, quien le agradeció la colaboración y apoyo recibido tanto del Gobierno del Chubut como de toda la población de la Provincia ante la difícil situación que sufrieran por las erupciones del volcán Chaitén.
En su misión a Portugal se reunió en Lisboa con el Presidente Aníbal Cavaco Silva donde acordaron políticas de cooperación entre la Provincia y dicho país. Allí recibió la distinción “huésped de honor”, condecoración que sólo es concedida a presidentes y jefes de Estado.
En París presentó el plan de manejo de Península Valdés a Francesco Bandarin, director del Centro Mundial de Patrimonio de la UNESCO.
El éxito de su primera gestión llevó a que las elecciones de 2007 a Gobernador las gane por el 74,3% de los votos, convirtiéndose así en el chubutense más votado en la historia de la Provincia.
Como reconocimiento por su gestión, aceptó la nominación a la Vicepresidencia de la Nación por parte del ex Presidente Eduardo Duhalde, recibiendo numerosos elogios y reconocimientos, pero la fórmula perdió en las elecciones presidenciales de octubre de 2011 aunque previamente, en mayo, había ganado las elecciones en la Provincia con la fórmula Modelo Chubut, en una campaña reñida que él mismo se puso al hombro.
Ese mismo año cumplió su promesa y, al terminar su segundo mandato, se mantuvo al margen de todo cargo público dejando el Gobierno Provincial de Chubut en manos del Gobernador electo y su sucesor Martín Buzzi, junto con el Vicegobernador Gustavo Mac Karthy.
En elecciones en el 2013 enfrentado al aparato del Estado Nacional, Provincial y las estructuras partidarias, Mario Das Neves se presentó con el partido provincial PACH (Partido Acción Chubutense), de gran tradición democrática, y logra un aplastante triunfo con el 52,63% de los votos frente a su rival, el entonces Ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, colocándolo nuevamente como la figura más importante de la política de Chubut.
En 2014, siendo diputado de la Nación, crea el partido provincial Chubut Somos Todos, integrado por dirigentes de extracciones peronista, radical, pachista, vecinalista y sindicalista, creando esta nueva opción dentro de la política provincial, teniendo como eje la defensa de los intereses de Chubut por sobre todas las cosas.
En marzo de 2015 anunció que debía someterse a un tratamiento oncológico que duraría varios meses. Desde ese momento en Chubut se vivió una campaña signada por la ingeniería electoral y Chubut Somos Todos tomó la decisión de ir sin categoría a presidente de la Nación.
A pesar de ello, Mario Das Neves, una vez más, el 25 de octubre se convirtió en el primer Gobernador de Chubut en asumir su tercer mandato, obteniendo el triunfo en una elección muy reñida pero con el apoyo popular que lo quería ver otra vez en ese tan digno cargo.
En ocasión de la apertura del último período legislativo en esta Casa, expresó: “En lo personal he tenido un año muy difícil”. Su lucha contra la enfermedad que lo aquejaba empezaba a ser desigual y, aunque lo sabía, no se entregó.
Pudo luchar hasta la tarde de este triste 31 de octubre, donde falleció a los 66 años de edad, dejando su impronta en cada rincón de la Provincia y sus habitantes.
Con sumo respeto, el pueblo de Chubut le rinde honor, señor Mario Das Neves.

- Aplausos en las bancas y en las barras.

SR. PRESIDENTE (López): Muchas gracias. La verdad es que hemos tenido -y es justo reconocerlo- el acompañamiento de todos los Bloques que convivimos dentro de la Legislatura de la Provincia.
Más allá de las diferencias ideológicas, partidarias, hemos coincidido en que esta sesión ordinaria sea pura y exclusivamente en homenaje al ex Gobernador de la Provincia, tres veces Gobernador de esta Provincia, Mario Das Neves; en honor a la verdad, un hombre de nuestro Partido, de la gente y la ciudadanía. Se los queremos agradecer.
Como habíamos hablado también en Labor Parlamentaria, vamos a dar lugar a que aquellos que quieran expresarse libremente -desde sus bancas, si lo hacen desde el punto de vista individual o desde el punto de vista político, partidario, como Bloque- lo puedan hacer.
Muchas gracias, nuevamente.
Tiene la palabra el diputado Touriñán.

SR. TOURIÑÁN: Gracias, señor Presidente.
Momentos difíciles nos toca transitar en esta sesión, porque precisamente es un homenaje y despedida a un hombre que dio mucho por la Provincia y que la mayor parte de su vida -ya como adulto y como político- la dedicó a trabajar por la gente, por su gente, por su ciudad y por su provincia.
En el día de ayer yo me dediqué a escribir algo que no sea una biografía, porque justamente creo que corresponde a su sector político -como lo han hecho en la mañana de hoy- hablar de eso.
Yo voy a hablar del hombre político, voy a hablar de lo que significó para la Provincia desde un punto de vista ubicado en sectores distantes, pero merecen todo el respeto el hombre que fue y las cosas que hizo.
Todos admitimos la muerte, es parte de nuestra vida, pero no es cosa fácil de entender ni asunto cómodo para hablar; y quizás por eso siempre resulta tan difícil, hasta dificilísimo tratar de explicar a la muerte.
Reconocemos que la muerte es sobrecogedora y, sin embargo, no hallamos nada nuevo para decir, porque lo tenemos claro: la parca nos hace a todos iguales. Y ahí las palabras no llegan, no sirve de nada o no sirve para nada narrar lo que se ve, porque lo que realmente pasa y lo que realmente importa es lo que no se ve.
Sé que en este momento todos estamos atravesando por una gran pena, por el fallecimiento del Gobernador Mario Das Neves. Como decía recién, un hombre fuertemente ligado a la política y fuertemente ligado a su gente.
Los que tuvimos el privilegio de haber llegado a tener un trato personal con él, no lo olvidaremos nunca. Los que lo hemos visto bregar incansablemente, desde los distintos cargos que ha ejercido en la función pública, mantendremos por siempre el recuerdo de sus intervenciones, sus palabras, sus gestos y hasta de sus silencios, pues eran muchos y muy variados sus modos de expresarse, siempre en pos de la ley, de la igualdad, de la justicia social y de la inclusión; pero sobre todo por su provincia y por su gente, siempre con la pasión que ponía en los debates defendiendo lo que creía justo, lo que entendía equitativo, con espíritu solidario, que lo mantuvo toda su vida.
En particular, he transitado junto a Mario Das Neves muchos momentos de la vida política de la Provincia. Hemos compartido muchas cosas y hemos diferido y disentido en otras tantas. Sin embargo, el balance de todas ellas me deja un saldo positivo, porque pese a sus aciertos y errores la vocación y la potencia que le ha puesto a cada una de ellas reflejan la visión de un hombre que ingresa a la historia de la provincia dejando huellas imborrables.
No pretendo, como decía al principio, hacer de este homenaje un resumen de su vida ni desconocer las circunstancias políticas que nos han colocado en veredas distantes; pero ello no me impide reconocer las virtudes de un estadista, un hombre comprometido con su ciudad, su provincia y su gente.
Todo individuo es hijo de su pueblo y de su tiempo -decía Hegel-, todos los grandes individuos históricos sólo son comprensibles en su lugar, el hombre realiza siempre esencialmente la misma cosa y los hombres más ignorantes en cualquier época son los que ignoran el carácter de su tiempo, pues así en último término -continuaba Hegel- ignoran la razón de su propia existencia.
En ese sentido, Mario Das Neves, supo interpretar cabalmente la realidad de una Provincia que recorrió, conoció y valoró junto a su gente que, además, en distintos momentos y en tres oportunidades lo consagraron como el gobernador de la Provincia.
Sin embargo, pese a la tristeza que hoy nos invade, debemos comprender que nuestro gobernador ahora se encuentra mucho más cerca de nosotros de lo que podamos imaginar, ya que la muerte es sólo un camino que nos dirige a un nuevo mundo donde no existen el sufrimiento, las lágrimas y mucho menos el dolor.
Dice la Biblia que todo tiene su momento y su tiempo. Hay un tiempo de llorar, tiempo de reír; hay tiempo de amar, tiempo de aborrecer; tiempo de abrazarse y tiempo de separarse; tiempo de nacer y tiempo de morir. Vemos pues aquí que si hoy estamos en el tiempo de la vida, debemos prepararnos para mañana, que será el tiempo de la muerte.
Con su fallecimiento, con el fallecimiento de Mario, la política argentina pierde a uno de sus grandes y con seguridad, con toda seguridad, Chubut se queda sin un ciudadano ilustre, un mejor vecino, un gran padre y abuelo.
Con la anuencia de los amigos radicales, voy a referirme a Ricardo Balbín, que expresaba ante el cuerpo del General Perón: frente a los grandes muertos tenemos que olvidar todo lo que fue el error, todo cuanto en otras épocas pudo ponernos en las divergencias. Pero cuando están los argentinos frente a un muerto ilustre, tiene que estar alejada la hipocresía y la especulación, para decir en profundidad lo que sentimos y lo que tenemos. Los grandes muertos dejan siempre este mensaje.
Quiero expresar -finalmente- en nombre de nuestro Bloque nuestro más sincero pésame y nuestras más profundas condolencias a su familia y a todos los que lo acompañaron en la vida política. Que estos momentos tan duros que nos toca vivir, sirvan para unirnos más como chubutenses.
¡Que descanses en eterna paz!

- Aplausos en las bancas y en las barras.

SR. PRESIDENTE (López): Gracias, señor diputado.
Tiene la palabra el diputado Gómez.

SR. GÓMEZ: Señor Presidente, como representante de los trabajadores petroleros, he recibido el mandato de poder transmitir el homenaje al compañero Mario Das Neves.
¿Cómo se podrán resumir en cinco minutos quince años de relación política entre Mario Das Neves y los trabajadores petroleros del Chubut? Él siempre quiso que este gremio estuviera a su lado desde su primer mandato.
Los trabajadores, las trabajadoras, los laburantes petroleros, los jubilados y pensionados petroleros tenemos memoria y somos agradecidos porque, como todos los trabajadores de cualquier actividad en la Provincia del Chubut, nunca deberemos olvidar dónde estábamos y cómo estábamos en los años 2002, 2003, cómo estaba la Nación, cómo estaba la Provincia.
En su primera campaña para gobernador, con Mario no nos pusimos de acuerdo. Nosotros queríamos un gobernador de Comodoro Rivadavia y Mario, con el Partido Justicialista, ganó las elecciones con más del 45% de los votos y asumió su primer mandato como Gobernador de la Provincia.
En el 2004 apoyó nuestra lucha por la independencia de nuestro gremio.
En 2005, todos conocieron el trascendente conflicto de TERMAP, allí Mario Das Neves convocó a todas las operadoras a Comodoro Rivadavia y se firmó el acuerdo por el cual logramos los reclamos que veníamos planteando y que quedaron en el convenio colectivo de trabajo.
En el año 2006, Mario Das Neves y el senador Marcelo Guinle, ante el Presidente Néstor Kirchner, apoyaron nuestro reclamo por el impuesto a las ganancias y logró que se habilitara la Ley nº 26176, que exime del impuesto a las ganancias la ayuda alimentaria, las horas extras y las horas de viaje para la actividad petrolera.
El 6 de diciembre de 2006, Mario Das Neves con Néstor Kirchner impulsaron y aprobaron la Ley nº 26187, la Ley Corta de Hidrocarburos, que devolvió los yacimientos a las provincias productoras, y logramos lo que significó el inicio de la reactivación petrolera para nuestra Provincia, que benefició a toda la Nación.
En el 2007, los trabajadores petroleros nos movilizamos a este recinto para apoyar la gran decisión política de Mario Das Neves de firmar el convenio de prórroga con Pan American, que fundamentaron, justamente, los compañeros Javier Touriñán y José Karamarko.
En el año 2007 apoyamos su reelección y nos dio participación en la Legislatura y, con el Partido Justicialista unido, le ganamos las elecciones a la Unión Cívica Radical con más del 70% de los votos.
En el 2007, Mario Das Neves inauguró nuestra sede gremial y nuestro gimnasio en Callao y Constituyentes, orgullo de los petroleros.
En 2008, apoyó la asamblea de siete mil petroleros que resolvieron la desafiliación de nuestra federación.
El 7 de julio de 2008, el orgullo de los petroleros de recibir en nuestro gimnasio a Néstor Kirchner, que puso en funciones al Presidente del Partido Justicialista, compañero Mario Das Neves.
En el 2008, ante la crisis petrolera, en Casa Rosada, Mario Das Neves firmó con la Presidenta Cristina el primer acuerdo para sostener la actividad, habilitando a los incentivos de petróleo plus, gas plus, refino plus, que posibilitó sostener miles de puestos de trabajo.
En el año 2009, ante la profundización de la crisis petrolera, nuevamente Mario Das Neves en Casa Rosada apoyó la firma de la Resolución nº 312, que evitó más de tres mil despidos de trabajadores petroleros.
En el año 2009 -con acuerdo con Nación-, Mario Das Neves firmó el convenio para la construcción de nuestro plan de 320 viviendas para familias petroleras en Comodoro Rivadavia.
En 2009, Das Neves y la Presidenta Cristina nos visitaron en el gimnasio petrolero para anunciar la defensa de los puestos de trabajo.
En 2010 apoyó la firma de nuestro primer convenio colectivo de trabajo como gremio independiente.
En el 2011 entregó las primeras 110 viviendas del barrio petrolero en Comodoro Rivadavia, también nos entregó las tierras a través de esta Legislatura, para comenzar a construir nuestra primera clínica en Callao y Constituyentes.
En 2011 comenzó a exigir a Repsol el mantenimiento de las inversiones en la cuenca, y todos nos acordamos de esos planteos porque fue el año en donde él le pidió la renuncia a Néstor Di Pierro como Presidente de Petrominera.
En 2011 apoyamos la fórmula Peronista, Partido Justicialista-Modelo Chubut, que impulsaba Mario Das Neves con Buzzi y Mac Karthy como candidatos. Ganamos la elección por cuatrocientos votos a los compañeros Eliceche y Javier Touriñán. Fue el año que todos recordamos, en donde en la madrugada expresó su primer: “¡ganamos, carajo!”.
Los compañeros electos decidieron encolumnarse con el proyecto nacional, y el compañero Mario decidió su alejamiento del Partido Justicialista, encarando el proyecto provincial.
En 2012 apoyó la recuperación de YPF haciendo las observaciones que correspondían. En 2012 también apoyó todo lo que significó el proyecto de la normalización de Petrominera que fue aprobado en el año 2013, donde se les daba participación a los trabajadores petroleros en el directorio de Petrominera.
El 27 de octubre de 2013, justamente con el PACH, nos dio una paliza, porque Mario ganó la diputación nacional con 153 mil votos.
En junio, apoyó a los gremios petroleros de la Patagonia en el reclamo para que el coeficiente zonal fuera exceptuado del impuesto a las ganancias, y logró por lo menos que la Presidenta Cristina habilitara un decreto donde aumentaba justamente el mínimo no imponible con incidencia de un porcentaje en el coeficiente zonal.
En 2013 apoyó la prórroga de Tecpetrol; en 2014 apoyó la prórroga de concesión de YPF, con la entrega de tierras para los trabajadores petroleros.
En 2014 apoyó la adecuación de Pan American a la nueva Ley de Hidrocarburos. En 2015 con el “CHUSOTO” ganó su cuarta contienda electoral para la Gobernación de la Provincia, accedió a su tercer mandato; nuevamente escuchamos esa madrugada su “¡ganamos, carajo!”.
En diciembre de 2015 asumió su tercer mandato con el compañero Mariano Arcioni; comenzó su tercer mandato entusiasmado y consciente de los grandes desafíos que planteaba la nueva política socioeconómica de Mauricio Macri.
Designó a nuestro compañero Jorge Ávila como Presidente de Petrominera y a nuestro compañero “Tano” Di Pierro en el directorio de YPF.
Apoyó a nuestra gran movilización del 28 de diciembre contra la política energética del Presidente Macri.
En enero convocó a los gremios operadores contratistas acá a Rawson, para resolver los pasos a seguir y cuál iba a ser el planteo que le íbamos a hacer al Gobierno Nacional.
Rechazó la flexibilización laboral y los procedimientos de crisis que pretendían imponer las operadoras.
El 21 de enero, en Casa Rosada fuimos testigos de su firme posición ante los Ministros Rogelio Frigerio, Jorge Triaca y J.J. Aranguren. Acompañados por los Sindicatos Convencionales y Jerárquicos -Jorge Ávila, José Llugdar- y el Intendente Carlos Linares fuimos testigos de cómo Mario pateó la mesa al Gobierno Nacional.
Comparó a J.J. Aranguren con Juan Domingo Cavallo y les aclaró a los tres Ministros de Nación que Chubut no se presentaba ante Casa Rosada a pedir limosnas, venía a exigir una reparación histórica por todo lo que Nación había recaudado en concepto de derechos de exportación en los últimos 15 años. Frigerio tuvo que intervenir y se comprometió con el Gobernador a dar la solución que íbamos a plantear.
En febrero lo recibimos con mucha satisfacción a Mario en nuestro gimnasio; participó de la asamblea donde informó el alcance del acuerdo que se había logrado con Nación para evitar los despidos masivos de trabajadores petroleros; fue recibido y despedido con aplausos, y naturalmente con reconocimiento.
En febrero llegó con nosotros al yacimiento de CAPSA para confirmar un plan de inversiones salvaguardando mil puestos de trabajo en Diadema Argentina.
En marzo de 2016 recibió acá, en este recinto, al Presidente de la Nación, Mauricio Macri, y le agradeció las decisiones políticas que posibilitaron el acuerdo para salvaguardar la actividad petrolera.
En abril, ante el incumplimiento y la demora de la reactivación, nuevamente ante la Casa Rosada, se puso firme para exigir la reactivación de equipos y obligó a la Nación y a las operadoras a firmar el acuerdo, por escrito, reconociendo la Nación el reembolso por puertos patagónicos, los incentivos para la actividad petrolera y gasífera de la Provincia del Chubut, además de la cancelación de la deuda que reclamaban las operadoras.
Todos recordamos que fue el primer gobernador que rechazó los tarifazos de J.J. Aranguren.
En el mes de julio, las operadoras como YPF comenzaron a paralizar equipos generando la suspensión sin goce de haberes de 250 trabajadores de la empresa San Antonio Internacional. En esa fecha, el Gobernador estaba internado, y en plena convalecencia no dudó en levantar el teléfono para exigir al Ministro Triaca y al Ministro Frigerio que dejaran sin efecto las suspensiones. Fue cuando el vicegobernador Mariano Arcioni tuvo que ir al Ministerio de Trabajo de la Nación para firmar el acta respectiva donde YPF y San Antonio reconocían los haberes de los 250 trabajadores suspendidos.
Sorpresivamente, en el mes de octubre, apoyó la reelección de “Loma” Ávila y se comprometió ante todos los trabajadores a agilizar los trámites para la recuperación de nuestra obra social. Solicitó, entonces, la mesa de diálogo de la actividad hidrocarburífera.
En el año 2017 era conciente de que se profundizaba la crisis y que los problemas para nuestra provincia y nuestra actividad se iban a multiplicar.
Afrontó la quiebra de la empresa SP Argentina, contratista de YPF, que dejaba en la calle a 430 trabajadores petroleros despedidos sin indemnización. Medió ante el Gobierno Nacional, ante la operadora YPF y ante la jueza del concurso y logró que los 430 trabajadores pudieran cobrar sus indemnizaciones, más allá de la situación de concurso de acreedores que se tramitaba a nivel nacional.
En el mes de febrero, la comisión directiva tuvo la gran satisfacción de venir a Rawson y comunicarle personalmente que el Gobierno de Mauricio Macri había reconocido al sindicato petrolero la recuperación de su obra social propia; y le comunicamos que habíamos firmado nuestro primer convenio con Swiss Medical, beneficiando a más de 16.000 empadronados.
El 29 de marzo, tuvimos la desgracia de padecer la emergencia climática en Comodoro Rivadavia y nuevamente nos acompañó a Casa Rosada y nuevamente exigió a los ministros el auxilio para Comodoro Rivadavia, Rada Tilly, Sarmiento, y exigió a las operadoras que sostuvieran la actividad por todo el año.
En el mes de julio se inició el conflicto con Tecpetrol, donde Tecpetrol emitió más de 220 telegramas de despido. Obligó a Tecpetrol a dejar sin efecto esos despidos y a renegociar el acuerdo de todo lo que era diferimiento de inversiones planteado por Tecpetrol en la provincia.
Hace pocas semanas se alegraba por el hecho de que habíamos adquirido la Clínica Pueyrredón, y solicitó a todo el Poder Ejecutivo acompañar la inauguración de nuestra Clínica en Comodoro Rivadavia.
Éste es un resumen de lo que hemos compartido con Mario.
Hace 48 horas su corazón dijo basta. Recibió el reconocimiento de todo el pueblo del Chubut, de sus adversarios políticos, de sus adversarios derrotados, de la militancia peronista, de los dirigentes sindicales.
Nosotros, los petroleros, ayer nos presentamos ante su féretro para dejarle el reconocimiento y el agradecimiento por todo lo que hizo por Chubut, por Comodoro Rivadavia, Rada Tilly y Sarmiento; lo que hizo por todos los trabajadores, de manera particular por todos los trabajadores que ingresan a un yacimiento petrolero y, fundamentalmente, por nuestros compañeros jubilados y pensionados.
En marzo del 2016 en este recinto nos dijo, ante Mauricio Macri, y fue muy claro en su mensaje: “Nuestra decisión es capear el presente y mirar hacia el futuro con las manos abiertas al optimismo que haga posible la realización y la alegría de nuestro pueblo. Como siempre, vamos a dejar todo para lograrlo. No habrá excusas. Habrá soluciones. Me comprometo.”
Y reiteró: “Hice, como es mi costumbre, un discurso de palabras simples porque simple es mi manera de enfrentar la vida. Le pongo siempre el cuerpo y el alma. Y aunque algunas veces mi cuerpo me ha dado algunas advertencias, mi alma siempre me dio fuerza para superar los límites.”
Es el gran desafío que ha planteado y nos ha dejado planteado el compañero Mario Das Neves: gobernar por el pueblo y para el pueblo hasta dejar la vida.
Nada más, señor Presidente.

- Aplausos en las bancas y en las barras.

SR. PRESIDENTE (López): Gracias, señor diputado.
Tiene la palabra, en nombre del Bloque Cambiemos, el diputado Pagliaroni.

SR. PAGLIARONI: Gracias, señor Presidente.
Probablemente, desde un lugar difícil tenemos que despedir al Gobernador Mario Das Neves. Lo digo en nombre de este Bloque de Cambiemos y en nombre de la Unión Cívica Radical, Partido que ha protagonizado varias batallas electorales con Mario Das Neves.
Venimos a despedir a un adversario político, no a un enemigo; porque si hay algo que Das Neves tuvo fue el reconocimiento pleno de la comunidad chubutense y eso es lo que más debemos resaltar.
Hoy no es un momento para profundizar diferencias; por el contrario, creemos que éste es un momento que se lo debemos dedicar a la memoria de Mario Das Neves y también dedicárselo a sus afectos -a Raquel, a “Mariví”, a Pablo, a los nietos- y también a sus amigos. Muchos de esos amigos comparten hoy con nosotros el trabajo legislativo; también para ellos nuestro acompañamiento porque sabemos que lo sufren porque Mario era su amigo y casi de la familia. Y así se lo hemos expresado en estos dos días y así lo queremos ratificar hoy.
Das Neves fue un hombre -como muchos otros, quizá- que transcendió sus ámbitos familiares. Muchos lo hacen a través del deporte, de la dirigencia deportiva, de la dirigencia empresarial, social; Mario Das Neves lo hizo desde la política. Trascendió los límites no sólo de su familia sino de su partido político.
Trascendió los límites de la Provincia del Chubut porque no nos caben dudas de que ha tenido el reconocimiento de muchísima dirigencia nacional, dirigencia de mi Partido, dirigencia de nuestro frente electoral y dirigencia de todos los partidos políticos que conviven en la Argentina. Basta con apreciar estos últimos días las menciones que ha tenido esta lamentable noticia, el fallecimiento de Mario Das Neves, el fallecimiento de un Gobernador, pero de un Gobernador con muchísimo reconocimiento.
Un hombre que, sin ninguna duda, vivió intensamente; vivió la política intensamente. Y esto es un mérito que, en algún punto, lo hace casi único, hay que reconocerlo. La impronta que le ponía Mario Das Neves a la militancia, al ejercicio de la función pública, creo que es por todos reconocida como inigualable.
Pero, desde este lugar, no podemos dejar pasar este momento con hipocresía, no vamos a negar nuestras diferencias con Mario Das Neves.
También, en la década pasada, cuando asumió su primer ejercicio como Gobernador, fue protagonista de diferencias claras con la oposición. No lo responsabilizamos, bajo ningún punto de vista, como el responsable único de estas diferencias y de esta, por decirlo de alguna manera, grieta que sucedió en la Provincia del Chubut.
Creo que también eso nos debe hacer reflexionar hoy con su partida, que en todos los aspectos de la vida y en especial en la política, porque representamos a cientos y cientos de personas, todos debemos ponernos límites; límites a la discusión, límites a las diferencias, límites a las elecciones, hay límites que no se pueden sobrepasar.
Hoy lo hacemos reconociendo las virtudes, las enormes virtudes que ha tenido Mario Das Neves en la política provincial.
Debemos y creemos que desde hoy, por respeto a la memoria del Gobernador Das Neves y por respeto a los miles y miles de chubutenses que lo han acompañado en varias oportunidades con su voto, comenzar una etapa que, para algunos será continuidad, para otros será nueva, pero no hay dudas de que hay un punto de inflexión con la partida de Mario Das Neves. Nada en la política provincial será igual, ni el rol del oficialismo, ni el rol de la oposición.
Queremos desde este lugar, además de reconocer y recordar a Mario Das Neves, hacer un llamado a toda la dirigencia política a la reflexión. Hacer este llamado para que a partir de hoy todos, oficialismo y oposición, pongamos por delante el interés de la Provincia, como seguramente Mario Das Neves hubiera pretendido. Y, también, a partir de esta nueva etapa o de esta continuidad, si así lo prefieren, nos encuentre a todos los chubutenses juntos por la memoria de Mario, por el respeto hacia Mario, hacia su familia, sus amigos y hacia el pueblo chubutense.
Nada más, señor Presidente.

- Aplausos en las bancas y en las barras.

SR. PRESIDENTE (López): Tiene la palabra la diputada Papaiani.

SRA. PAPAIANI: Gracias, señor Presidente.
Desde nuestro Bloque y nuestra agrupación hoy queremos recordarlo haciendo propias las palabras de muchos militantes y vecinos de nuestra Provincia con quienes, durante las últimas horas, hemos compartido un profundo dolor a raíz de la noticia de su partida.
En lo personal quisiera expresar mi reconocimiento a la figura de Mario y estoy convencida de que todos los que estamos hoy aquí presentes comparten este reconocimiento.
Gracias a él descubrí mi vocación por la política. Fue un dirigente que siempre dio espacio a los jóvenes en roles importantes, acompañándolos y formándolos.
En mi caso particular, tuve la oportunidad de terminar mi carrera universitaria producto de la práctica profesional que llevé adelante en la Aduana, cuando me abrió las puertas y pude trabajar junto a él en diferentes espacios.
Los jóvenes para él eran una verdadera apuesta a futuro y lo demostró en sus tres gestiones, no sólo con la palabra, sino con los hechos.
Mario ha sido un hombre fundamental en la vida de los chubutenses. Muchos de los que estamos aquí nos hemos iniciado en la política con él. Su apoyo, su confianza, su empuje permitieron dar nuestros primeros pasos dentro de la política, dentro del peronismo.
Mario ha sido un hombre fuerte, un hombre de convicciones y de trabajo. Valoramos de él el hecho que, aun en las circunstancias adversas y muy duras de su vida, siempre dio ejemplo de lucha, de fortaleza, de no bajar los brazos, de no rendirse jamás.
Siempre mantuvo su compromiso de trabajar hasta sus últimos días por el bienestar de todos los chubutenses.
Son días realmente tristes, días de reflexión, días de valorar que hemos caminado junto a un líder que defendió sus principios aun en momentos duros. Ese camino lo hemos hecho con muchísimas coincidencias y también, en su momento, con diferencias; pero siempre hemos visto en Mario un hombre que entregó todo por su Provincia, que logró el reconocimiento de Chubut y de su propia figura en el ámbito nacional.
Quiero darle las gracias públicamente, quiero recordarlo como una persona que vivió por sus ideales y los defendió ante toda circunstancia; donde quiera que estés, te decimos que sentimos el compromiso de seguir con tu legado, de trabajar incansablemente por el bienestar general de todos los chubutenses; se te va a extrañar y voy a guardar conmigo los mejores recuerdos. Muchas gracias por todo.

- Aplausos en las bancas y en las barras.

SR. PRESIDENTE (López): Muchas gracias, señora diputada.
Tiene la palabra el diputado Alfredo Di Filippo por el Bloque Convergencia.

SR. DI FILIPPO: Gracias, Presidente. No sabía que teníamos que hablar, no he preparado nada; pero no hay ningún inconveniente en hacer unas palabras de reconocimiento, merecido, por cierto.
Estamos despidiendo a un hombre extraordinario, extraordinario, fuera de lo ordinario, de lo común. Todos sabemos, tenemos la creencia y seguimos al pie de la letra el precepto bíblico de alabar a los muertos, los alabamos siempre. No vengo a hacer un panegírico de Das Neves porque ya lo hicieron, ya leyeron su historia. Das Neves tuvo la virtud de lograr algo que poca gente logra, más en el mundo de la política; Yrigoyen, Perón, Kirchner y él fueron despedidos por la gente masivamente. Este es un hecho poco común. A los ídolos deportivos o populares es una cosa, pero los políticos, muy pocos -podemos recordar en la historia argentina- que hayan recibido este acompañamiento masivo, cariñoso, afectuoso y de dolor.
Quiero recordarlo no en su historia y en su trayectoria, que la conozco bastante, he tenido buenas y malas, muchas malas y muchas buenas con él. Quiero recordarlo en los últimos días porque la muerte -que no es un tema menor, porque el ser humano es el único animal que sabe que se va a morir- y él la tenía clara que se iba a morir, estaba deteriorándose permanentemente. La muerte produce miedo, temor, temor, temor de gente muy importante. Mitterrand estaba asustado cuando se enfermó de una enfermedad como ésta. Una vez le preguntaron al Padre Greco: “Padre, ¿usted tiene miedo de morir?” “Hijo, damos un salto, a pesar de que yo me he portado muy bien, en lo posible, pero damos un salto a lo desconocido.”
Das Neves tuvo una virtud extraordinaria, no tuvo miedo, peleó y luchó hasta el último momento. Peleaba de la misma manera, como enfermo grave, como cuando estaba en plenitud; discutía por los temas de la Provincia y te escuchaba por los temas de la Provincia. Podíamos tener diferencias, como dijo el diputado Manuel Pagliaroni, de actitudes, de gestos y de procedimientos.
Pero no podemos dejar de reconocer, con sinceridad y de corazón, el esfuerzo extraordinario que hacía este hombre, que amaba la política por sobre todas las cosas, en una época en que muchos, en la política, buscan las ventajas; él amaba la política. Podían ser las cinco y media de la mañana y te podía llamar o las once de la noche y estaba discutiendo algún tema de la política porque era su pasión. Esta pasión la mantuvo hasta el final y en las cercanías de la muerte, con una enfermedad tan dura, con debilidades tremendas, físicas, siguió hasta último momento.
Esto, para mí, es un mérito excepcional. Ese mérito excepcional, ese trabajo excepcional llevó a que la gente, masivamente y todos los sectores políticos reconocieran su gestión, su trabajo y su esfuerzo. Fundamentalmente, lo que vale no son los dirigentes, lo importante en política es lo que piensa el pueblo y el cariño del pueblo; eso, lo logró acabadamente.
Muchas gracias.

- Aplausos en las bancas y en las barras.

SR. PRESIDENTE (López): Muchas gracias, diputado.
Tiene la palabra la diputada Cristina De Luca.

SRA. DE LUCA: Muchas gracias, señor Presidente.
Bueno, hoy el Bloque Chubut Somos Todos, en mi nombre, va a dar lectura a una nota que escribió un gran periodista de nuestra provincia como es Esteban Gallo, con la cual nosotros nos sentimos plenamente identificados y creo que muchos de los que están aquí presentes también lo van a hacer.
«Mario Das Neves, no hubo ni habrá ninguno como él.»
«Para los comunicadores de mi generación, Das Neves fue una figura extraordinaria. En lo personal, sostengo con gratitud, me hizo mejor periodista. Y no sólo porque ofrecía las mejores entrevistas, las declaraciones más elocuentes o entregaba las mejores frases, sino porque me obligaba a ser más agudo, más ingenioso y más incisivo.»
«Un reportaje con Das Neves siempre era el mejor reportaje. Y si uno elevaba su cuota de creatividad y osadía, ese encuentro podía transformarse en un hecho periodístico de relevancia.»
«Era fácil abordarlo. Uno le decía: “¿Hablamos de todos los temas, Mario?” Y él contestaba: “Por supuesto, como siempre”.
Y empezaba un festival de frases estridentes que se transformaban en decenas de títulos que “nos daban de comer” toda la semana.»
«Creo que con el paso del tiempo, cuando su nombre empiece a convertirse en una leyenda, sabremos valorar apropiadamente la trascendencia de haber transmitido en vivo y en directo las proezas del hombre que marcó una época de la política chubutense.»
«Me gustaba decirlo sin eufemismos: “Das Neves es el mejor gobernador de la historia de la provincia”. Nunca me perturbó la idea de que alguien cuestionara la objetividad de mi trabajo o me vinculara con algún sector político. Sentía la obligación de decirlo, porque siempre interpreté que la gente sigue a un periodista no porque coincida con todas sus apreciaciones, sino porque valora la honestidad de decir lo que piensa, aun a riesgo de herir alguna susceptibilidad.»
«En los últimos años -y sobre todo en este último tiempo-, cuando el fantasma de la muerte empezó a perseguirlo implacablemente, concurrí a sus recorridas, a sus actos de gobierno, a sus cierres de campaña, con la certidumbre de que estaba asistiendo a su despedida. Entonces, parado en la vereda del observador que ve venir lo inevitable, capté la verdadera dimensión de su figura.»
«Pude comprender que los discursos cargados de pasión, su conmovedora relación con la gente, la empatía que afloraba hasta el paroxismo en la efervescencia de una tribuna política, en realidad, empezaba a gestarse en la calle, en el barrio, en las comunidades, que eran el verdadero escenario de su vida.»
«Das Neves era una persona de carne y hueso, pero para un sector amplio de la sociedad tenía dotes de superhéroe. Así lo medía el ciudadano de a pie, el vecino común que brotaba desde el alma de los pueblos y salía a su encuentro en busca de un saludo, un beso o un abrazo.»
«Hay sentimientos que ni las palabras ni los razonamientos más sesudos pueden descifrar. Vínculos que no se construyen de la noche a la mañana, sino a lo largo de un camino de pruebas constantes y sueños compartidos.»
«Eso es lo que provocó el ex gobernador en las fibras más íntimas de los chubutenses. La convicción de que se podía contar con un hombre valiente, capaz de defender los intereses de la región, sin claudicaciones, sin tener en cuenta la medida de la entrega ni el poderío de los adversarios, montado en sus sueños de quijote, enarbolando la bandera de su patria, que era la tierra de Chubut.»
«Hace un año atrás, en la inauguración de la Fiesta del Cordero, cuando el cuerpo ya no le respondía y la enfermedad empezaba a minar su fortaleza, emprendió una caminata interminable, desde la entrada del Club Madryn hasta el campo de doma. En la recorrida lo acompañaron cientos de vecinos de todos los estratos sociales, ricos y pobres, jóvenes y viejos, hombres y mujeres. Dejándose llevar por los brazos, las piernas y el corazón de la multitud, pudo cubrir hasta el último paso del trayecto.»
«Fue el bálsamo de ese cariño colosal, multiplicado en cada rincón de la provincia, el que prolongó su vida, desairando los pronósticos de los especialistas.»
«La elección del 22 de octubre quizás haya sido la última prueba de amor de los chubutenses. Con una crisis económica visible y una ola amarilla cubriendo el escenario político del país, Das Neves pulverizó todas las predicciones y se alzó con una victoria memorable.»
«Aquel mensaje de las urnas, que era la música que alimentaba su espíritu, fue el homenaje póstumo de un pueblo fiel, que eligió acompañarlo hasta el último día.»
«No era para menos. Fue el mejor gobernador de Chubut y el dirigente político más importante de nuestra historia. Lo afirmo con admiración y eterna gratitud… y con esta tristeza inconmensurable que me provoca su partida.»

- Aplausos en las bancas y en las barras.

SR. PRESIDENTE (López): Tiene la palabra la diputada Alejandra Johnson Táccari.

SRA. JOHNSON TÁCCARI: Gracias, señor Presidente.
En éste, mi homenaje, tuve el privilegio de que la vida nos permitiera encontrarnos.
Y sin hacer historia, me viene a la memoria mi llegada al recinto en el año 2011 y, más tarde, mi alejamiento de un espacio que nada tenía que ver con una zona que pedía a gritos la necesidad de continuar con un trabajo que desde hacía años se venía desarrollando, escuchar a la gente y dar respuesta.
Mi alejamiento político y con el paso del tiempo, en el 2013, la posibilidad de encontrarnos en los pasillos de esta Casa. Esa conversación que quedó tan grabada en mi memoria: nos necesitamos mutuamente. Tantas veces me pregunté por qué a mí.
Con el tiempo entendí la importancia de esas palabras y la impronta que fue marcando en la gente del interior; no había rincón de la provincia donde no preguntaran por él, donde no acercaran una carta, una nota, un reclamo; sé que las leyó todas.
Su llegada a la gobernación de la Provincia marcó una esperanza en el interior, en la gente que lo acompañó siempre y más aun en otros que veían en él la posibilidad de que se continuara con las obras tan anheladas: gas, agua, escuelas, hospitales, viviendas, cajeros automáticos, ambulancias, gimnasios y tantas más que mejoraran la calidad de vida de los habitantes del interior provincial.
La situación económica nos jugó una mala pasada; pero aun así, siempre hizo el esfuerzo por concretar aquellas necesarias.
Tuve siempre el acercamiento necesario, la escucha atenta y el llamado oportuno de él o de algún colaborador para conocer -de primera mano- la problemática y llegar con la respuesta.
Hablo de lo que vivo y conozco. No existían pueblos chicos ni pueblos grandes, nunca hizo diferencia. El interior provincial y más específicamente la meseta conoció de obras relevantes, de ayuda personal, de trabajo social, de acompañamiento y contención gracias a sus gestiones de gobierno y eso marcó la diferencia.
Un pueblo te llora, una zona te recordará eternamente por lo que fuiste, por lo que te la jugaste, porque nunca te importó el qué dirán. Fiel a tus convicciones, respetuoso de los espacios políticos y de los acuerdos institucionales. Vuelvo a repetir, en mi zona nunca hiciste diferencia y los intendentes y presidentes de comunas lo saben.
Duele tu ausencia, duele tu partida, quedan muchas cosas por hacer, mucho por continuar trabajando, por seguir concretando espacios y generando acuerdos aun desde las diferencias.
El interior provincial, desde esta banca, te rinde este sincero homenaje con la carga emotiva que representa tu partida. Fuiste, sos y serás el mejor Gobernador de la Provincia, fueron las sentidas palabras de todos y cada uno de los que en estos días me hicieron llegar desde distintos lugares del interior de la provincia.
¡Que en paz descanses, Mario!
Nada más; gracias, señor Presidente.

- Aplausos en las bancas y en las barras.

SR. PRESIDENTE (López): Muchas gracias, señora diputada.
Tiene la palabra la diputada Zulema Andén.

SRA. ANDÉN: Gracias, señor Presidente.
Sería inoportuno apropiarme de la única voz de la cordillera desde esta banca para hacer una breve semblanza de lo que fue nuestro querido y eterno Gobernador, porque va a quedar en la memoria de todos los chubutenses.
No necesité escribir porque sabía que, cuando las mujeres hemos transitado situaciones dolorosas en la vida, tenemos el temple porque hemos aprendido a llorar con el alma y con el corazón. Esto es lo que hace el pueblo chubutense ante la partida del más grande de la historia chubutense.
Cómo no olvidar y no recordar gestos como los que ha tenido este hombre, que puso el eje de su acción en la familia, esa célula básica de la sociedad que hoy está impregnada de necesidades, que es la esperanza del futuro, que son los que van a construir el mañana en el ocaso de nuestros días.
Ese hombre que puso en valor a los hombres y mujeres de la tercera edad. Recordamos todos los viajes de la tercera edad, cuando nuestros queridos jubilados y de los rincones más alejados de la capital tuvieron la oportunidad de conocer el mar, de compartir un juego. Ni hablar de los niños, los certámenes culturales, la promoción de la cultura, el deporte; y ni hablar y reivindicar la grandeza de este hombre que trascendió todos los límites, que puso el acento en la familia.
Muchos de nosotros estuvimos los fines de domingo; que decían otra vez Mario entregando viviendas el día domingo. Él concebía que el día domingo era el día de la familia, donde todos podían estar recibiendo la llave de una vivienda; el sueño de tantos argentinos que hoy claman, especialmente de los jóvenes. Por qué no decir de aquellos viejos que recibieron la llave de su vivienda con el confort, con esa igualdad que lo caracterizó, donde él no medía la dimensión, donde cada intendente y jefe comunal era su amigo; porque así lo entendía y así concebía la política, donde entraba como el dueño de casa en cada uno de los pueblos y arrancaba lágrimas, aplausos, esos gritos en los actos de quienes hemos vivido la militancia; “¡te queremos, Mario!”, y el cortar su discurso más acalorado para decirles: ¡”yo también te quiero, y los quiero mucho!”.
Esto dejó este hombre que seguramente se habrá llevado algún dolorcito, cuando desde la oposición pusieron en evidencia las miserias humanas para hacer de él y de su familia cualquier cosa. Como la familia es lo más importante para todos los chubutenses, hay una mamá, hay una esposa, hay hijos y nietos atrás de este gran hombre que partió, y el lema, como digo yo “superando límites”, él los superó, el límite de estar con el pueblo, de entrega total.
Señor Presidente, tengo la firme convicción de que ya por autenticidad es parte de la historia chubutense, y Mario Das Neves va a vivir eternamente en los corazones de todos los que lo hemos conocido, de todos los que lo hemos querido y de toda esa militancia hermosa que se banca que trascienda los límites de este país el nombre y la gestión de Mario Das Neves.
Muchas gracias, señor Presidente.

- Aplausos en las bancas y en las barras.

SR. PRESIDENTE (López): Gracias, señora diputada.
Tiene la palabra el diputado Alejandro Albaini.

SR. ALBAINI: Gracias, Presidente.
Sin duda, es una semana y son días difíciles para todos los chubutenses, pero, ¿cuál es la mejor manera de homenajear la memoria de Das Neves? Recordándolo, recordando su obra, lo que hizo, pero, por sobre todas las cosas, recordar al ser humano.
Era un ser humano excepcional, como dijo el diputado Di Filippo, porque él te brindaba su amistad, te abría su corazón, te daba su confianza y te daba el ejemplo del amor que tenía hacia su familia. Como dijo la diputada, para él la familia era lo más importante; pero no solamente la suya sino la de todos los chubutenses, si hasta creó el Ministerio de la Familia cuando antes era el Ministerio de Acción Social.
En estos años de su gobierno, su obra está en cada rincón de la Provincia del Chubut, en cada pueblo, en cada barrio, en cada escuela, fue el Gobernador que más escuelas hizo en la Provincia del Chubut, el que hizo más viviendas, más gaseoductos, más acueductos, más centros de salud, más asfalto. Él decía siempre que darles infraestructura a los pueblos era darle dignidad a la gente.
Entregar una vivienda, para él, era algo sublime, porque le daba la solución a una familia.
Siempre peleó, a lo largo de sus tres gestiones, con el Gobierno Nacional para que bajaran los fondos para hacer obras públicas y, por sobre todo, para la construcción de viviendas.
Sin duda que fue un gran político, ganó dos elecciones seguidas, era el gran elector, todos estábamos tranquilos cuando él iba en la boleta o cuando apoyaba a algún candidato que iba en la boleta de su espacio político.
Generó un partido político nuevo, una herramienta que les deja a todos los chubutenses para seguir desarrollándonos, nos dio oportunidades a muchísimos jóvenes.
Yo le agradezco a Dios que me haya dejado conocerlo, poder recorrer la Provincia con él, llegar a algún lugar y ver la cantidad de jóvenes que querían charlar con él, y él los iba viendo, iba viendo cuáles eran los líderes que iban surgiendo y los convocaba.
El creía profundamente en el trasvasamiento generacional, él sabía que era necesario que la juventud se inserte en la política, cientos de jóvenes a lo largo y a lo ancho de la Provincia del Chubut nos insertamos en política gracias a él, gracias a su ejemplo.
Después obviamente él te daba el ejemplo de cómo servir; era un servidor público y te llamaba a las 11 o 12 de la noche, a las 3, 5 de la mañana, no importa el horario en el que te llamara, vos tenías que levantarte y salir corriendo a servir al pueblo chubutense porque era tu obligación, porque él entendía que aquellos que nos dedicábamos a la política éramos servidores públicos.
Él siempre hablaba de que el Estado funcionaba, de que funciona las 24 horas del día, y los 365 días del año, porque los hospitales tienen que estar abiertos, porque la seguridad tiene que funcionar, porque la educación tiene que funcionar.
Fue una persona que pensó mucho en los jóvenes, en los niños, creó muchas escuelas iniciales; que esta provincia tenga sala de tres años en escuelas iniciales es gracias a él.
Que haya sido un político reconocido no solamente en la Provincia del Chubut, como dijo un diputado, que masivamente lo despidan en la calle, hubo reconocimientos en todo el país.
Había muchos dirigentes políticos nacionales que lo llamaban para consultarle, era un hombre de consulta, por su experiencia, por su impronta, porque era una persona que te decía la verdad. Él se paraba frente al Presidente de la Nación y decía lo que sentía, por eso sus discusiones con Kirchner, y por eso sus discusiones con Macri ahora, porque él hacía lo que sentía para transformar la realidad de los chubutenses y no miraba si le convenía o no le convenía políticamente, lo hacía; y las discusiones, las batallas que llevó adelante, porque era un hombre de mil batallas, él peleaba en todos los frentes porque entendía que era la forma de posicionar a Chubut.
Él siempre decía “Chubut, hay que posicionar a Chubut”, y ése es legado que nos queda, que le queda a todos los chubutenses, el trabajo diario del servidor público; es un ejemplo para muchos, pero para el futuro, qué queremos de nuestra provincia, cómo vamos a continuar.
Él se paró frente al Presidente de la Nación hace poco tiempo y le dijo que Chubut no quería minería -hace poquito-, y estaba orgulloso de decir eso, porque entendía que la población de Chubut no la quería, porque estaba convencido de ello. No es fácil pararse ante el Presidente de la Nación y decirle estas cosas.
Sin dudas que esta figura nacional que es Das Neves, que siempre tuvo un profundo corazón peronista se va a extrañar. Concuerdo con muchos diputados de esta Casa cuando dicen que a partir de ahora tenemos que estar más unidos que nunca porque va a ser muy difícil suplantar su figura; solamente el conjunto de la dirigencia política, el conjunto de los chubutenses vamos a poder salir adelante si entendemos esto.
Él peleaba por Chubut; bueno, peleemos por Chubut.
Murió en su ley, gobernando hasta su último aliento.
Querido Mario, te debemos más de lo que nos diste, muchísimas, muchísimas gracias, querido amigo.

- Aplausos en las bancas y en las barras.

SR. PRESIDENTE (López): Muchas gracias, señor diputado.
De acuerdo a lo que habíamos hablado en Labor Parlamentaria, en verdad yo como diputado debería bajar a la banca y poder expresarme, pero con la anuencia de todos los presidentes agradezco la posibilidad de hacerlo desde este estrado, que no me da ni más ni menos esa posibilidad. Así que muchas gracias.
Escribir, escribí muchas cosas para no olvidarme nada. Escuchar, los escuché a todos y escucho a la gente. Y la gente lo respaldó y lo acompañó a Mario toda su vida política, fue un optimista de la vida. Hay poca gente que sea tan optimista de la vida.
Fue un ganador nato, partido donde fue, partido que ganó. Sacó al Justicialismo de perdedor, le sacó el estigma de lo que había sucedido entre los años 1987 y 1991. Se puso el peronismo al hombro cuando no muchos lo querían hacer.
Y él, con el termo y con el mate, con su auto desgastado y con un par de colaboradores salía a recorrer la provincia, porque él también tenía algunos ejemplos en su larga militancia política y uno de ésos fue Atilio Viglione.
Salía a recorrer casa por casa, y cuando yo digo “casa por casa” es casa por casa. Llegaba a las 7 de la mañana a algunos lugares y como no había nadie se iba a la iglesia a las 7 o 9 de la mañana a presenciar la misa.
Esa convicción, ese ponerse al hombro de que sí se puede salir del ostracismo, de perdedor del PJ, hizo que desde que Mario agarró la posta del PJ ganó todas las elecciones.
Se fue del PJ y gracias al PACH que le dio la posibilidad, también hizo ganador al PACH, Partido Acción Chubutense. Por primera vez en su historia, a lo largo de sus años de existencia, por primera vez, hizo que el PACH tuviera una banca a nivel nacional.
Y no contento con todo eso, dentro de su locura linda, de la pasión, dijo -y éramos pocos allá en la casa de la calle Posadas- “vamos a armar un partido”; “pero mirá que no nos dan los tiempos, el año que viene ya hay elecciones”; “vamos a armar un partido, y quiero que ese partido interprete el sentimiento y la fuerza que tiene nuestra provincia. Quiero que ese partido crezca a semejanza de lo que ha sido el Movimiento Popular Neuquino para que la provincia tenga una representación fuerte en el Congreso Nacional, para que su voz se oiga, se escuche, para que no estemos atados a los partidos tradicionales que deben en algunos casos obediencia debida aquellos quienes conducen temporalmente el Estado Nacional.”
Y obtuvimos la personería dos meses antes de la elección, contra viento y marea, luchando. Y no solamente luchando contra los tiempos de la Justicia, sino con los tiempos de una enfermedad que no fue el primer cáncer, sino que él ya había tenido uno con anterioridad cuando había sido diputado Nacional.
Me acuerdo de que nos juntó en un quincho, contento porque las cosas venían bien, y nos anunció que no era una buena noticia la que tenía que darnos.
Entonces, luchamos no solamente con los aparatos nacional, provincial, municipal, sino también luchábamos contra el tiempo, contra la burocracia de la Justicia y contra el tiempo de su enfermedad. Y jamás lo utilizó como excusa, con un dolor en el alma.
Él se subía a la Ford -que le hizo casi 200.000 kilómetros- y manejaba él, con el dolor que le significaba -para aquellos que han transitado o han tenido algún familiar que ha transitado esa enfermedad- el dolor que significa. Y lo recorrió. Y la peleó, y la peleó. Y ganó.
Chubut Somos Todos es Das Neves; es la fuerza de su gente, las ganas de querer transformar la realidad; las ganas de querer que a la gente le vaya mejor, que tengan una mejor calidad de vida, que tengan expectativas, esperanzas, de creer que se puede.
Ése es el tipo que se fue. Ése es el tipo que de los 60 años que tiene de vida institucional la Provincia, 16 años, 17 años, tuvo injerencia directa o indirecta; casi el 20% de la vida institucional.
Por eso, cuando lo veía a él también lo veía a mi papá, porque mi papá transitó una enfermedad similar y tuve -así como se lo dije a mi viejo- la posibilidad de decirle todas las cosas que sentía, en vida. Porque desde lo personal, siempre estuvo. Pero estuvo más en los momentos más complicados y eso era algo innato de él. No es que te llamaba... como me llamaba los domingos de las elecciones “¿cómo estamos para el domingo?”, o “¿cómo está la mesa 4 de la Escuela 702?”, a las 10 de la mañana, todos los domingos de elecciones. Era una pasión.
¿Cuánta gente hay en la vida que tiene pasión por lo que hace? Él le metía mucha pasión, mucha adrenalina. Es difícil que se entienda y explicar con las palabras el sentimiento que él tenía por la política. Porque honró la política.
Cuando muchos se ocultaban en el 2001, él dio la cara. Y no especuló. Renunció siendo diputado nacional; no especuló. Y fue a la Aduana hasta el 2003, como bien se dijo acá. Jamás especuló. Nunca tuvo plan B. Era todo o nada. ¡Era todo o nada! Con Das Neves era a todo o nada; nunca medias tintas. Nunca, ¡jamás! medias tintas. “¡Vamos por todo!” en el buen sentido, o por nada, porque él tenía convicciones que eran blancas o negras, nunca grises.
Por eso creo que honró la política y porque más allá de la legitimidad que le daban los votos, hacía las cosas porque las sentía. Jamás hizo algo que no quería; nunca fue artificial en su vida, ¡jamás! Si abrazaba es porque lo sentía. Y les puedo asegurar -les puedo asegurar- que no dormía cuando las cosas no se hacían como él quería o cuando el Estado no llegaba en el tiempo que él quería, las respuestas del Estado.
Ése fue Mario; ése fue Mario y por eso no deja de sorprenderme la catarata enorme de mensajes, ver ayer a lo largo de todo su recorrido a gente de diferentes estratos sociales apostada a la vera de la ruta o en la calle, despidiéndolo, y eso no lo logra cualquiera, no te lo dan los votos.
Eso se le hace a la gente que es buena gente. Eso se le hace a la gente que transmitió a la comunidad el coraje, la fuerza, la esperanza, el amor. Cuando dio todo con pasión, como dijo ayer el obispo Lahoz, dijo exactamente: “alma, vida y pasión”.
Caló tanto el mensaje de Das Neves a lo largo de toda su vida política que ayer creo que fue de lo más conmovedor que veremos en nuestra Provincia. La enorme cantidad de militantes anónimos que nos siguen como partido, que comulgan o que hayan comulgado con el proyecto que encabezó Mario; a ellos, a los que han luchado en las peores condiciones, a los que por ahí no les llegó la respuesta, a aquellos también que estaban apostados a la vera del camino: empresarios, sindicalistas, gente común, muchas gracias, realmente muchas gracias. Creo que fue el mejor reconocimiento que se le podría haber brindado.
No hay pueblos chicos ni pueblos grandes y hay que conducir al conjunto. Hay que conducir al conjunto. Era tan grande, que cuando gana en el 2003 -como dije- nadie se quería poner nada al hombro y convocó a aquellos detractores más acérrimos dentro de la interna del justicialismo, los convocó a ser parte de su gobierno. Le decíamos “che, pero ¿por qué?”. Hay que conducir al gobierno. Hay que conducir al conjunto. Y por eso le dio oportunidades a todos, ¡jamás dejó en banda a nadie! ¡Jamás dejó en banda a nadie!
Y tal vez, cuando las fuerzas de su vida ya no eran las mismas desde hace un tiempo, y con la experiencia que te dan los triunfos y las derrotas, me quedo con entre otras, la invitación que le hizo al ex Gobernador Carlos Maestro, que a mí me pareció todo un símbolo, de reencontrarse, de limar esas diferencias y de poder sentarse a charlar de lo que quiere y quería para adelante, de la necesidad de la búsqueda de los consensos y del diálogo permanente.
Ése era Mario. El sanguíneo, el que no se guardaba nada, el que -como se dijo acá- te llamaba a cualquier hora y se enojaba, y al otro día, se disculpaba; o que se descargaba con los que tenía al lado, porque con alguien se tenía que descargar; ése es Mario.
Es tan grande, que yo lo veía a Mario y lo veía a Chubut; un león, defendiendo los intereses de la Provincia. Un tipo con pasión y, cuando hay pasión, no hay nada que se pueda explicar.
También el reconocimiento a la familia y el apoyo de la familia, porque en esa casa íbamos a cualquier hora y nos recibían y era muy difícil irse, con Mario era muy difícil irse. Sus anécdotas, las charlas interminables y siempre, como le había dicho Viglione, el vasito de cerveza antes de irse a dormir, “te hace bien”, decía y “te regenera la sangre”, ése era Mario. Por eso tuve la suerte de ser contemporáneo, de poder disfrutarlo. Creo que, como va pasando el tiempo, más grande se agiganta su figura. Creo que el compromiso debe ser luchar todos para lograr la Provincia con la que él soñó.
Por eso, para terminar, quiero decir: ¡Gracias, Mario; perdón por tan poco!

- Aplausos en las bancas y en las barras.

Muchas gracias.
Tiene la palabra el diputado Roddy Ingram.

SR. INGRAM: Gracias, Presidente. La verdad, tenía razón el diputado Touriñán, tendría que haber escrito algo. Mi Bloque me pidió que diga lo que siento. Voy a tratar de hacerlo, muy despacio pero corto.
Yo lo conocí a Mario, debe ser como treinta años ya. La veo a Rosa, lo veía a Martín Bortagaray, lo veía al “Vasco”, lo veo a Pichiñán, sumados hace casi catorce, quince años a este proyecto. Lo conocí una noche, me lo presentó alguien que estaba acá, teníamos una agrupación, lo voy a nombrar: Néstor Hourcade. Teníamos una agrupación en Comodoro que se llamaba Agrupación Zona Norte. Nunca más me despegué, hace muchísimos años.
Sus primeras vacaciones como Gobernador… perdón, nos fuimos con Mario, con Raquel, con “Mariví”, con Pablo, con mi señora, con mis hijas, con Mario Vargas a Trevelin. Estuvimos, no me acuerdo, tres días. Al cuarto día, yo escuchaba ruidos porque era una casa de madera. Me levanté, había un ventanal muy grande, estaba Mario mirando la cordillera. Había llevado mi equipo de pesca porque pensaba pescar. Me dijo: “Che, ¡qué lindo que es esto!”. Le dije: “¿Viste, Mario?, ¡qué lindo!”. Pero me dijo: “Sacame de acá, hermano, sácame de acá, llevame a la ciudad porque esto no es lo mío. Yo quiero ir a laburar.” Nos fuimos, fue la inundación, estuvimos… tuvimos que pasar a comprar ropa porque no teníamos nada. Nos fuimos con Mario Vargas, los tres, y dejamos a la familia.
Anécdotas… creo que todos los que hablaron acá, de lo que era el político, el caudillo, el líder, yo no voy decir nada de eso. Anécdotas, mil. Recibir, como te recibía, con esa remera, esa camiseta manchada de San Lorenzo, pantalón corto y las ojotas, menos mal que estaba la familia para vestirlo porque si no salía a la calle así. Enojos, dos millones, nos echó dos millones de veces, después nos llamaba y volvíamos a estar.
Voy a ser muy breve porque, obviamente, la emoción me puede más. Me estaré poniendo viejo. Dijo dos cosas que a mí me marcaron, después las hizo públicas. Creo que usted estaba, señor Presidente, el día que dijo, cuando estábamos ahí, tomando esa cerveza de la que usted hablaba, se enojó y dijo que “lo iban a sacar con las patas para adelante”; después lo hizo público y así fue. Después dijo una gran verdad: “vengo a honrar la vida” y la honró.
Creo que Chubut perdió a un líder, perdió un político, pero yo, señor Presidente, perdí a mi amigo, yo sé que perdí a un amigo. En esto de la vida… que se va achicando la familia, uno pierde a los padres, él estuvo cuando yo perdí a mis padres, yo estuve cuando él perdió a su papá.
Quiero honrar a alguien al que vi ahí… como es “Chito” Alarcón, que estuvo hasta último momento, pero hablo de la persona, no hablo de la parte política -quiero que se me entienda-; a Diego Correa… que estuvo hasta último momento, su último nuevo gran amigo que tuvo por varios años como fue Gonzalo Carpintero.
Un reconocimiento muy especial a su familia, a su mamá, que perdió dos hijos en diez meses, se le fue Rogelio y ahora se le fue Mario. Y cuando estaba con ella me decía habrá sido Dios que quería que yo los acompañe...
Vuelvo a insistir, creo que la provincia perdió al mejor político que tuvo, sin subestimar a nadie. Pero -insisto- en el caso mío, perdí a un amigo.
Le voy a pedir, señor Presidente, que me permitan hacer y hagamos un minuto de silencio en memoria de Mario Das Neves. Gracias.

- De pie, autoridades y público presente realizan el homenaje solicitado.
- Aplausos en las bancas y en las barras.

- III -
CIERRE DE LA SESIÓN

SR. PRESIDENTE (López): Sin más oradores, agradeciendo el acompañamiento respetuoso de las gradas y las palabras sinceras de cada uno de ustedes, se levanta la sesión del día de la fecha. Muchas gracias.

- Aplausos en las barras.
- Eran las 12:51.



Edgar Lloyd Jones
Director
Cuerpo de Taquígrafos
Honorable Legislatura
Provincia del Chubut